El día después de las PASO

Tiempo de lectura:4 minutos

En la República Argentina, nadie esperaba el resultado de las elecciones Primarias Simultáneas Abiertas y Obligatorias (PASO) del domingo 12 de septiembre. Por eso, trataré de explicar qué implicaciones tuvo dicho resultado en clave local y regional.

Como bien expuse en mi artículo anterior, a nivel regional, la pandemia se tradujo en una fuerte caída del porcentaje de votos de casi todos los oficialismos de América Latina. Argentina no fue la excepción: el porcentaje de votos del Frente de Todos (oficialismo) decayó un 35%, pasando del 48% al 31% a nivel nacional. 

Este caso se suma a la lista de países en donde la pandemia produjo una gran caída en la participación electoral. Además, reafirma que los resultados electorales del progresismo latinoamericano post década 2010 son ambivalentes, en contraste con las últimas victorias de Bukelele en El Salvador y Lacalle Pou en Uruguay. Por otra parte, es importante observar e investigar si el auge de las opciones libertarias y de izquierda se repite en la región como lo hace en Argentina.

A nivel local, ¿cómo se leen los resultados electorales y qué efectos tiene? A mi entender, la caída porcentual del Frente de Todos no se explica por un aumento del caudal de votos de la principal coalición opositora ni de ninguna otra opción electoral, sino por la baja participación cívica de los sectores históricamente peronistas. Por ejemplo, en el distrito de La Matanza, la situación se vislumbra: entre las elecciones primarias del 2019 y las sucedidas hace unos días, Juntos (primera fuerza opositora) retiene su cantidad de votos, mientras que el Frente de Todos perdió más de 200 mil votos. La diferencia se entiende por la cantidad de gente que decidió ir a votar.

Votos Juntos
Votos FDT
Total votos
Participación electoral
La Matanza 2019173 mil508 mil825 mil
La Matanza 2021172 mil291 mil691 mil
Points scored

Fuentes: Junta Electoral del Gobierno de Buenos Aires y APP Elecciones 2021

El voto bronca se expresó en no ir a votar de manera mayoritaria. El principal peligro para el oficialismo es la pérdida del quórum propio en la Cámara de Senadores y la aún más marcada lejanía de este en la Cámara de Diputados. Si se mantienen los resultados para noviembre, se reduciría a un bloque de solo 35 senadores, y, en la cámara de diputados, caería de 120 a 116 legisladores, alejándose cada vez más del quórum de 129 diputados. 

El oficialismo tiene aún la oportunidad de superar dicho obstáculo o, de seguir así, sufrir un golpe mayor. Para lo primero, debe movilizar a su electorado que no fue a votar; es decir, en el caso de La Matanza,  lograr que esos 200 mil votos vayan en las generales de noviembre. Si logra esto, podrá levantar su performance electoral.

Sin embargo, otra posibilidad existe y tiene correlato estadístico: Juntos siempre fue, desde la implementación de la ley PASO —elecciones 2015, 2017 y 2019—, la fuerza que más creció electoralmente durante las primarias hasta las generales. ¿Qué sucedería  si se repite la evolución de Juntos desde las PASO a la General en las elecciones 2019? Volvemos a La Matanza: Juntos podría quedar a solo 80 mil votos de diferencia en el principal bastión histórico del peronismo… 

En otros puntos del espectro ideológico, considero que la izquierda va en un proceso lento pero continuado hacia la unidad. La incorporación del Movimiento Socialista de los Trabajadores al Frente de Izquierda le permitió ganar volumen a este último, y posicionarse como 3era fuerza a nivel nacional. El gran desafío de la izquierda es incorporar a las demás facciones del trotskismo al FIT y ver si en noviembre logran captar ese porcentaje de votos cercano al 10%.

En la antítesis de lo mencionado anteriormente, señalo el destacado papel electoral que tuvieron las nuevas expresiones libertarias en la Argentina, sobre todo en territorio porteño. Bajo el lema “Viva la libertad”, esta expresión de la derecha política dio  el batacazo y llegó a un 14% en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con la figura de Javier Milei a la cabeza, convirtiéndose así en  la 3ra fuerza política más votada en la Ciudad.

Apenas empezaron a implementarse las PASO, hubo una catarata de comentarios en contra de ellas, argumentando que eran un derroche de dinero y que ninguna fuerza política las usaba como tal. Hoy, con el diario del lunes, entiendo que sirven para su propósito, ya que todas las coaliciones las han utilizado en mayor o menor medida en los diferentes distritos. 

Así, los votantes de Juntos pudieron elegir qué opción preferían que los representara en 20 jurisdicciones de 24. En el Frente de Todos también hubo diferentes opciones para elegir en al menos 9 provincias. Lo mismo sucedió en las diferentes fuerzas políticas y niveles de gobierno: hubo múltiples internas en el Frente de Izquierda y en Vamos con Vos.

Para cerrar, me parece interesante marcar que, en el sistema político argentino, las elecciones primarias tienen una serie de efectos más fuertes que en los demás sistemas políticos. Las últimas dos PASO desencadenaron graves crisis en los gobiernos de turno. Esto se debe a tres características únicas que tienen las elecciones primarias en Argentina: que son Abiertas, Simultáneas y Obligatorias. Las diferentes fuerzas políticas del país han logrado adaptarse a la competencia y empezaron a utilizar dicha herramienta, aunque no encuentren solución para evitar las crisis políticas por unas elecciones que no definen ningún cargo.

A nivel latinoamericano, el oficialismo del país del tango se suma a la lista de víctimas de la pandemia, de sus efectos económicos y sociales, además de los particulares hechos de corrupción, que llevaron a bajar de manera estrepitosa la imagen de un presidente que hacía un año y medio atrás tenía niveles de aprobación altísimos. Habrá que esperar hasta noviembre para ver cómo sigue la segunda parte del proceso electoral argentino y si se termina de consolidar dentro de la tendencia electoral regional.

Portada: Martino Entregas

Lucas Caraffa

Lucas Caraffa Taboada tiene 22 años, es estudiante avanzado de la Licenciatura de Ciencia Política en la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Actualmente se especializa en la rama de administración y políticas públicas.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Ver todos los comentarios