Angela Merkel: el fin de una era

Tiempo de lectura:5 minutos

“Querida Merkel, eres la primera mujer elegida para ser jefa de gobierno en Alemania. Una fuerte señal para las mujeres y ciertamente para algunos hombres” dijo Norbert Lammert, presidente del parlamento alemán, en noviembre de 2005. Desde entonces, Angela, graduada en física y miembro del partido Unión Demócrata Cristiana (CDU), se convertiría en canciller de Alemania con 397 votos favorables del total de 614 diputados del Bundestag. 

Considero necesario detallar que el sistema político alemán se caracteriza por ser un Estado Federal con un sistema democrático parlamentario. Por un lado, está el Bund, que es la Federación y, por el otro, los Länder que son los 16 Estados federados; estos conforman el Estado Federal. Así, los ciudadanos alemanes delegan su poder a los miembros del Bundestag y a los Länder. 

Alemania cuenta con un Jefe de Estado —el presidente—, el cual es elegido por los miembros del Bundestag y los Länder. El Jefe de Gobierno, es decir, el canciller, es propuesto por el presidente y votado por el Bundestag. Es el canciller quien encabeza el gobierno federal, de la mano de los ministros y ministras federales, y se encarga de la administración y orientación política del país. 

Un recorrido por los 16 años junto a Angela Merkel

A lo largo de sus mandatos, Merkel mantuvo algunas constantes, como lo es su vestimenta y su característico entrelazamiento de manos formando un rombo. 

Fuente: Haz

En 2008, tan solo unos años después de tomar el cargo, la canciller alemana tuvo que hacer frente a la crisis financiera que sacudió al mundo. Este estallido hizo tambalear al proceso de integración que nació en 1951 con la firma del Acuerdo de París. 

La respuesta al choque económico fue un plan de estímulo de 200 mil millones de euros que fue apoyado por Merkel e implicó la aplicación de políticas de austeridad en los países europeos para poder liberar esta ayuda. Estados como España o Portugal se molestaron con la implementación de medidas de austeridad. La actitud de Merkel permite ver su compromiso con la Unión Europea y su recuperación como bloque. 

Otro acontecimiento que puso a prueba a la canciller fue la crisis migratoria de 2015, cuando el conflicto en Siria se intensificó, sumándose a los de Afganistán e Irak; estos generaron más de un millón de inmigrantes y refugiados. Siendo Alemania uno de los países que mayor cantidad de refugiados recibió, Merkel sabía que su decisión iba a tener repercusiones complicadas. Frente a esto, intentó arrojar algo de luz al asunto mediante la frase “Wir schaffen das!” (¡Lo lograremos!). 

Me parece pertinente aclarar que al hablar de refugiados no debemos referirnos a estos como un problema, sino como la consecuencia de una guerra. Si vemos a los refugiados que escapan de las terribles situaciones de sus países como la fuente del problema, entonces vamos a obtener como resultado un abordaje equivocado del asunto. 

La postura de Merkel generó repercusiones diversas: por un lado, fue reconocida por la Revista Times como la persona del año. En cuanto a la opinión de otros partidos, el Socialdemócrata (SPD), de la coalición de gobierno, criticó que los demás países europeos no se hayan involucrado lo suficiente, perjudicando a Alemania. 

El partido de ultraderecha, Alternative für Deutschland (AfD), fue completamente en contra de la apertura de frontera para el ingreso de refugiados y calificó a Merkel como poco realista frente a la situación. Tras la crisis, el partido de ultraderecha ganó impulso e ingresó al parlamento en las elecciones de 2017. El crecimiento en la popularidad del partido podemos interpretarlo como una consecuencia del ingreso masivo de refugiados en 2015 que reanimó la tendencia nacionalista en el país germano. 

Otra situación en la cual Angela Merkel demostró su compromiso con el bienestar de la sociedad alemana fue en 2017, cuando desbloqueó el ingreso del asunto del matrimonio igualitario al parlamento. Si bien ella estaba en contra del casamiento entre dos personas del mismo sexo, observó que se estaba gestando un creciente apoyo, dejandi que el tema se debata y finalmente fuese aprobado. En mi opinión, esto deja ver que se trata de una verdadera líder comprometida con la población para la cual gobierna, dado que dejó de lado su opinión y el programa del partido para efectuar un cambio demandado por la sociedad. 

Covid-19: el último desafío de la mandataria

La pandemia ha significado un gran reto para todos los líderes del mundo. Las respuestas que los mandatarios encontraron para mitigar el efecto del Covid-19 fue variado y algunos más exitosos que otros. 

Fuente: POOL (REUTERS)

Durante el 2020, los niveles de aprobación de la gestión de Angela Merkel de la pandemia llegaron al 66% a principios de septiembre. Estos números van a comenzar a reducirse con el advenimiento del año 2021, que trae consigo nuevas oleadas de casos y más variantes del virus. De esta forma, en febrero de 2021, sólo el 50% de los alemanes apoyaba la administración del gobierno en torno a la pandemia. Además, Berlín fue testigo de protestas y marchas contra las restricciones impuestas por el gobierno alemán.

En marzo del presente año ocurrió un acontecimiento que me parece importante resaltar: la canciller impulsó una serie de prohibiciones para evitar el aumento de contagios en Semana Santa. Esto generó grandes críticas por parte de la opinión pública y descontento desde los propios miembros del gobierno. En consecuencia, Merkel se disculpó y suspendió las medidas. Sus palabras fueron: “Un error debe llamarse error y, sobre todo, debe corregirse. Y, en lo posible, a tiempo. Al mismo tiempo, sé que esta propuesta ha causado una incertidumbre adicional y lo lamento profundamente. Por eso, pido perdón a todos los ciudadanos”.

El reconocimiento de una equivocación por parte de un mandatario lo considero un acto valorable y que acerca a esta figura a la sociedad. Si bien se supone que las personas que van a asumir un cargo importante como ser Jefe de Gobierno deberían saber cómo actuar ante situaciones adversas e inesperadas, esto no siempre es posible. Es por ello que me parece acertada la actitud de Merkel de disculparse ante los ciudadanos alemanes. 

El futuro de la Unión Europea

Eurasia Group plantea la salida de Angela Merkel del poder como un riesgo sin precedentes para la Unión Europea. En este sentido, argumentan que Merkel y la CDU se enfocarán principalmente en las elecciones alemanas y ello dejará a Macron solo ante Europa. Además, alegan que la canciller alemana ha sido la líder más importante de Europa. La pregunta que surge entonces es: ¿qué será de la Unión Europea y Alemania sin el liderazgo de Angela Merkel?

Es una interrogante difícil y cuya respuesta no sabremos hasta que no cambie el canciller alemán. Lo que sí creo es que serán meses hostiles para la Unión Europea dado que los mandatarios deberán acostumbrarse al nuevo líder que puede ser tanto pro-europeo como euroescéptico. La posición que adopte el nuevo canciller afectará el rumbo de la Unión pero también el del propio país. 

En su última declaración de gobierno ante el Bundestag, Angela Merkel ha establecido que la Unión Europea deberá encontrar una posición común ante las amenazas “híbridas” que presentan Rusia, Turquía y China. Con relación a esto, Merkel llamó a que la Unión Europea se presente internacionalmente como un modelo alternativo a Beijing en base a los valores comunes europeos.

La consultora alerta que resurgirán los populismos europeos que encuentran un escenario propicio en el agotamiento y frustración de la población como consecuencia del Covid-19. En el caso alemán, el avance de la AfD preocupa bastante. Se verá si el próximo canciller será capaz de apaciguar la tendencia nacionalista o, contrariamente, la reforzará. 

A pesar de la incertidumbre que causa el fin de la era Merkel, no hay que olvidar que se trata del comienzo de una etapa nueva que implica cambios y continuidades para Alemania y Europa que no necesariamente serán negativos. 

Fuente: El Confidencial

Portada: Eurasia Group

Zoë Lena

Zoë Lena Salame tiene 21 años, es estudiante avanzada de la Licenciatura en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Argentina de la Empresa, Buenos Aires, Argentina. Durante el segundo semestre de 2019 se ha desempeñado como voluntaria en el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) y actualmente es pasante en el Instituto Ideas en el área de Desarrollo Sustentable.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Ver todos los comentarios