Patrullas sobre Taiwán: aumento de tensiones entre Beijing y Taipéi

Tiempo de lectura:4 minutos

La tensa relación entre Taiwán y China volvió a ser noticia a inicios del mes de octubre por la denuncia de Taipéi de que aviones chinos estaban sobrevolando su Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ). Se trata de 150 aviones militares, de los cuales los últimos 34 fueron aviones de combate J-16, 12 bombarderos H-6, 2 cazas Su-30, 2 aviones de transporte Yun-8 y 2 aviones radar KJ-500

Antes de continuar, creo fundamental mencionar que el conflicto entre Beijing y Taipéi tiene sus orígenes en 1927, cuando el Partido Nacionalista Chino (o de Kuomingtang), gobernante en dicho momento, y el Partido Comunista entraron en guerra. Este último logró la victoria en 1949, año en que Mao tomó el poder de la China continental y el partido del Kuomintang se exilió en la isla que hoy conocemos como Taiwán. 

Taipéi fue reconocido como el representante oficial de China ante la comunidad internacional hasta 1971. A partir de dicho año, la ONU comenzó a considerar al Partido Comunista (PCC) como el gobierno legítimo de China. 

Me parece importante resaltar que, durante la guerra fría y el distanciamiento entre Mao y la URSS, el entonces presidente Richard Nixon y su secretario de Estado Henry Kissinger decidieron cambiar el rumbo de la política exterior estadounidense hacia la China comunista. El acercamiento entre ambos hizo que Washington dejara de considerar a Beijing como una amenaza inmediata, dada la lógica de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”. 

A partir de dicho momento, el reconocimiento internacional de Taiwán como país se redujo notablemente. Actualmente, 20 países reconocen a Taiwán como país independiente. 

Interfaz de usuario gráfica, Texto, Aplicación, Chat o mensaje de texto

Descripción generada automáticamente

Fuente: Infobae

Considero relevante aclarar que, por un lado, China suele establecer como condición en sus relaciones diplomáticas que el otro Estado no reconozca a Taiwán. Por el otro, si bien Estados Unidos no cuenta con relaciones diplomáticas con Taiwán, sí se constituye como el principal socio militar, algo que molesta a Beijing. En este sentido, Washington y Taipéi cuentan con el “Acta de Relaciones” que determina que para el mantenimiento de la paz, seguridad y estabilidad del Pacífico occidental Estados Unidos proveerá armas defensivas a Taiwán

Volviendo a los aviones chinos, el Secretario de Estado de  Estados Unidos, Antony Blinken, argumentó que Taiwán debe contar con los medios para defenderse, sobre todo ante un creciente contexto de agresión por parte de su vecino. 

Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, declaró que: “es necesario que Estados Unidos deje de apoyar a las fuerzas separatistas que se manifiestan a favor de la independencia de Taiwán y que dé pasos concretos por salvaguardar la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán”. 

Así, me planteo dos preguntas con relación al accionar de China en las últimas semanas. ¿Por qué a China le interesa Taiwán? ¿Qué se puede interpretar de la incursión de su fuerza aérea ? 

Para responder al primer interrogante hay que tener en cuenta que China es un país que se compone de múltiples etnias y regiones con aspiraciones independentistas dado que han sido incorporadas a China sin su conformidad. El PCC ha tratado de mantener la idea de una China fuerte y unida durante muchos años. Esto ha implicado que en ocasiones se les reconozca un régimen especial, como es el caso de la Región Autónoma de Xinjiang, pero siempre bajo el gobierno central de Beijing. 

Actualmente, podríamos decir que se está en una situación de status quo en el cual China considera a Taiwán como una provincia rebelde y Taipéi se considera independiente. Incluso la mandataria de la isla, Tsai Ing-wen, subrayó que al ser Taiwán un Estado independiente no es necesaria una declaración formal de ello. 

Me parece interesante señalar que el accionar chino se llevó a cabo unos días antes del 10 de octubre, fecha en la que se conmemora el aniversario de la República de China, es decir, Taiwán. Que Taipéi declare formalmente su independencia implicaría romper con el status quo y pondría en tela de juicio no sólo a Xi Jinping, sino también a todo el Partido Comunista por no poder mantener la unidad nacional. Esto, a su vez, impulsaría a otros latentes movimientos separatistas en el país.  

Entonces mantener el status quo, o eventualmente romperlo para reunificar a Taiwán, serán la prioridad para el gobierno de Xi Jinping. Esto me lleva a la respuesta del segundo interrogante. 

¿Se podría considerar el sobrevuelo de  aviones chinos sobre la ADIZ taiwanesa como un intento de demostración de poder? A mi entender, China marca su presencia en la región, y específicamente sobre las fronteras de Taiwán, dejando claras sus capacidades militares, por ejemplo, a partir del envío de bombarderos con capacidad de transportar ojivas nucleares y cazas.

Fuente: Statista (según datos del Departamento de Defensa de Estados Unidos)

Sin embargo, no creo que la idea sea sólo demostrar su capacidad militar, sino que también subrayar su superioridad respecto de la de Taiwán. Se trata, efectivamente, de una incursión provocadora, porque cruza la línea media del Estrecho de Taiwán, que fue establecido a partir de un acuerdo tácito como una frontera entre ambos Estados.

Me da la impresión de que no es menor el hecho que Xi ya haya advertido que no descarta el uso de la fuerza para llevar a cabo una eventual reunificación de Taipéi con la China continental. Pero hasta ahora siempre ha actuado con prudencia, provocando, aunque no atacando. 

Incluso, no creo que sea casual que China decida proceder a la modernización de sus bases aéreas más cercanas a la isla. Contrariamente, interpreto esto como un claro aviso por parte del PCC de que está cada vez más cerca de Taiwán. 

Taiwán, seguridad, conflicto

Fuente: The Political Room

Es por ello que, a mi parecer, hay que prestarle especial atención al accionar de Beijing. Tanto las incursiones de aviones como la modernización de sus bases aéreas son una advertencia a Taiwán. Xi marca presencia y muestra capacidades, quedando en manos de la Taipéi y su aliado, Estados Unidos, la eventual respuesta y lo que pueda venir como consecuencia de ello.

Portada: Fabio Almada

Zoë Lena

Zoë Lena Salame tiene 21 años, es estudiante avanzada de la Licenciatura en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Argentina de la Empresa, Buenos Aires, Argentina. Durante el segundo semestre de 2019 se ha desempeñado como voluntaria en el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) y actualmente es pasante en el Instituto Ideas en el área de Desarrollo Sustentable.

Suscribir
Notificar de
guest

0 Comments
Ver todos los comentarios