El proceso de vacunación en América Latina: particularidades, semejanzas y desafíos

Tiempo de lectura:8 minutos

Entendiendo que América Latina es el epicentro mundial de la pandemia, es de superlativa importancia trazar un panorama general del proceso de vacunación en la región. Para ello, se torna necesario conocer y analizar el porcentaje de personas vacunadas con primera y segunda dosis, y las particularidades y generalidades que asume dicho proceso en los países latinoamericanos más afectados. Dicho análisis permite observar los desafíos y problemáticas que emergieron a partir de entonces y que la región aún tiene por enfrentar, como los escándalos de corrupción, los planes de vacunación, el problema de las segundas dosis, y las nuevas variantes del virus, a la vez que las respuestas y estrategias que los Estados latinoamericanos han llevado adelante.

A partir del siguiente gráfico, se observa la situación de la región respeto a la cantidad de dosis aplicadas en comparación al resto del mundo:

Fuente: New York Times 

Sin embargo, no logra representar la urgencia que tiene América Latina en tanto al acceso a las vacunas. Pese a ser la 3er región con mayor número de vacunas del mundo por cada 100 habitantes, es diferente a la realidad de Asia y Oceanía, donde los Estados nacionales han sido capaces de reducir los contagios a números mínimos con medidas sanitarias como lockdowns, testeos masivos y estrategias de seguimiento duras. 

Ya se ha mencionado que América Latina es actualmente el foco central del Covid. Por ejemplo, durante el día 28 de junio, entre los tres países que más casos de Covid 19 registraron en el mundo, dos son latinoamericanos. Incluso, en la semana que va del 21 al 28 de junio, en el top 4 mundial de países con más casos, tres son de la región: Argentina, Colombia y Brasil. A su vez, Uruguay también tiene un alto índice de casos por millón de habitantes, lo mismo que Costa Rica, Paraguay y Panamá. Ecuador reporta un incremento  de contagios del 22% en contraste con la semana anterior. Del total de vacunas que se aplicaron en el mundo, sólo el 5,1% se dieron en América Latina.

Diferencias dentro de la región 

El siguiente gráfico expone el porcentaje de personas vacunadas en cada país latinoamericano con 1 y 2 dosis el 21 de junio:

Points scored

Fuente: New York Times

Desglosando las cifras, lo primero que resalta es una gran disparidad en toda América Latina respecto al avance del proceso de vacunación. Encontramos países muy adelantados, como Chile, y otros que aún no han empezado su proceso inmunizante, como Haití.

Explicar esta cuestión desde un punto de vista únicamente territorial daría como producto resultados inexactos, ya que encontramos países en diferentes etapas del proceso de vacunación en las diferentes partes de América Latina. Hay países avanzados y retardados en América Central, en lo que era el territorio de la Gran Colombia, el Conosur, y demás. Tampoco se puede explicar específicamente por orden ideológico, pues hay tanto países a la izquierda —Venezuela, Nicaragua, Bolivia—, cuyo proceso ha sido lento, como países a la derecha —Colombia, Honduras, Paraguay—.

El proceso así mismo no puede ser abordado enteramente en términos económicos porque no son los países más grandes los que más vacunas per cápita han aplicado. Colombia, Brasil, Argentina, México y Venezuela no han avanzado con la misma velocidad en la campaña que otros países vecinos. Si bien parecería haber cierta correlación, ya que los países con mayor PIB tienen más vacunas aplicadas —Chile y Uruguay mayormente— y los más pobres tienen los peores indicadores —Haití, Venezuela, Honduras, Nicaragua—, probablemente la explicación más cercana a la exactitud se encuentre en una mezcla de factores económicos, geopolíticos, locales, de infraestructura y demás que quedarán para posteriores análisis.

Las constantes:

Vacunatorios VIP en América Latina

Una constante presente alrededor del continente al analizar el proceso de inmunización ha sido los escándalos de corrupción. Desde el vacunatorio VIP argentino, el vacunagate peruano, la lista paralela de Chile y las vacunas de aire en Brasil, los escándalos siguen resonando y la vacunación se convirtió en un proceso polémico. A su vez, han provocado la renuncia de varios ministros, como de Gines Gonzalez García de Argentina, Juan Carlos Zevallos de Ecuador, Pilar Mazzetti del Perú y Plutarco Arias de República Dominicana. Más aún, se han encontrado envueltos ex presidente, como Martín Vizcarra del Perú, Eduardo Duhalde de Argentina, Perez Balladares de Panamá, entre otros. De acuerdo con esta información, se pueden dividir en cuatro los tipos de casos de corrupción relacionados a las vacunas:

  • Escándalos por vacunas falsas, donde se han distribuido fármacos que no eran efectivamente los reales, como en  el caso de México y Guatemala.
  • Escándalos por inmunizaciones vacías, denominadas “con aire”. Aquí se encuentran  los casos de Brasil, Colombia, Costa Rica.
  • Escándalos por robo de vacunas, el cual hace referencia a cuando un funcionario en particular del gobierno ha intentado robar vacunas, como en el caso boliviano.
  • Escándalos por vacunaciones vips. Estas son las que más escándalos han causado y las más comunes. Se trata de casos donde funcionarios públicos aplican dosis por izquierda a familiares, militantes y amigos. Son los escándalos más dañinos, ya que muestran una lejanía entre las elites y el pueblo, emergiendo una reacción antipolítica. De esta forma, recordamos los casos de Argentina, Ecuador, Perú, Venezuela, Paraguay, Panamá, República Dominicana, Brasil nuevamente, entre otros.

Qué vacunas tiene cada país

En la región se encuentran presentes las vacunas de Pfizer, Astrazeneca y sus variantes, Sputnik V, Sinovac y Sinopharm. Cada país ha arreglado comercialmente con cada laboratorio, además de lo recibido vía mecanismo COVAX y donaciones. En un artículo previo ya he hablado sobre qué vacunas tiene cada país, lo cual considero relevante tener en cuenta. . 

Planes de vacunación

La mayoría de los países de la región comenzaron con el proceso de inoculación, priorizando al personal de salud, estratégico y adultos mayores, entre otras poblaciones vulnerables. Un gran número de países latinoamericanos —Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Perú y México— cuentan con dichos planes publicados en sus páginas oficiales.

Si bien de manera general son similares, en algunos países, como Colombia, hay una mayor descripción de quiénes componen cada grupo y su orden. Otros  han tardado más en publicar dicho plan, como es el caso de Bolivia, República Dominicana y Paraguay. Encontramos leves variaciones en ciertos países. Por ejemplo, Perú, en la primera fase de la vacunación, priorizó al  personal de salud, como la mayoría de los países, pero a la vez a otros grupos como el personal de las Fuerzas Armadas y Policiales.

Hay un número de países donde no se encuentra el plan de vacunación publicado, como Venezuela. En este último caso, el gobierno notifica mediante comunicados el avance del plan de vacunación y su particularidad radica en que se le daría prioridad a miembros del Gobierno, como gobernadores, alcaldes y diputados.

Amnistía Internacional explica que, en el contexto de la escasez mundial de suministros de vacunas, la transparencia y la rendición de cuentas sobre el diseño y la producción, adquisición y distribución de las vacunas son primordiales. En la región, se visibiliza la falta de transparencia y de acceso a datos actualizados, detallados y oportunos respecto de la implementación de los planes de vacunación.

Desafíos

Parecía que con la llegada de vacunas, la pandemia llegaría a su fin. Sin embargo, diversas rocas que han aparecido en el camino demuestran que aún falta para superar la situación en la que se encuentra sumergida la región. Entre ellas, el frío del invierno y los auges de diversas enfermedades respiratorias no contribuyen al panorama, pese a ser una cuestión temporal.  Demás desafíos  que enfrenta sí son más complejos y dependen de las estrategias que los diferentes Estados tomen para controlar la pandemia.  Ellos son:

  1. La aplicación de segundas dosis
  2. La aparición de variantes que parecen ser cada vez más peligrosas
  3. La necesidad de mayor transparencia
  4. La aplicación de planes específicos para poblaciones vulnerables
  5. El peligro de los lockdowns y la cuestión económica

Respecto a la cuestión 1, se ve que los diferentes países latinoamericanos encuentran problemas para aplicar la segunda dosis. La falta de vacunas, o la falta de los segundos componentes, pone en riesgo los planes de vacunación. Frente a este problema, los países han optado por retrasar la aplicación de la segunda dosis hasta 3 meses, y, actualmente, se está evaluando la posibilidad de aplicar segundas dosis de otros componentes, amparándose en la aparición de papers que lo fundamentan. Incluso, en este sentido, la Argentina ya ha arrancado con un estudio de combinación de vacunas.

De la mano con lo anteriormente dicho, la cuestión de la aparición de nuevas variantes es central, ya que pueden ser más peligrosas en gente vacunada con una dosis, como la variante Delta y Delta Plus del subcontinente indio. Ello pone foco en la necesidad de avanzar fuertemente con el plan de vacunación. De momento, los gobiernos latinoamericanos han optado por cerrar las fronteras e intentar buscar alternativas para las segundas dosis, tal  como se mencionó arriba.

La necesidad de mayor transparencia responde más a un desafío de las elites políticas para generar confianza sobre la sociedad civil. Los vacunatorios vips y vacunagates que azotaron a la región provocaron una fuerte indignación en la población, ampliando la brecha entre Estado-pueblo y  posibilitando la asunción de outsiders y figuras polarizantes, como el caso de Castillo en Perú. La necesidad de comunicar y generar transparencia es fundamental para que la población confíe en los gobiernos y sus planes de vacunación, a la vez que generar legitimidad en la toma de decisiones concernientes a la lucha contra la pandemia. 

El desafío número cuatro tiene un contrarrelato en Europa. En el Reino Unido y los Estados Unidos de América se percibe un problema y un estancamiento en el porcentaje de población vacunada no por una cuestión de stock de vacunas ni de infraestructura, si no por los movimientos antivacunas que ganan fuerza. En América Latina, estos movimientos no parecen ser fuertes, pero sí nos encontramos con grandes grupos poblacionales aislados y marginados de los grandes centros, incluso algunos incomunicados, como pueden ser poblaciones indígenas y rurales de Bolivia, Argentina, Brasil, entre otros. Para poner fin a la pandemia es necesario que una gran parte de la población del mundo se encuentre vacunada. Si América Latina no logra vacunar a grandes lotes poblacionales, aumentará el riesgo de continuar con la pandemia y de generar cepas locales más contagiosas y letales.

Por último, existe el peligro que trae un incremento vertiginoso de casos frente a las nuevas variantes y a los procesos de vacunación limitados que muestra la región. Dicha situación puede llevar a los gobiernos a tomar medidas restrictivas más extremas y firmes, que no solo generarían fuertes caídas en la economía y un aumento de la pobreza, sino un hartazgo de la sociedad civil. De ser posible, los gobiernos locales deben buscar alternativas a los lockdowns y sólo priorizarlos llegado el caso. Los estallidos sociales de ninguna manera pueden ayudar a sobrepasar la pandemia, más bien, todo lo contrario, puesto que pueden potenciar discursos negacionistas y perder todo lo logrado.

Dependerá de los diferentes países latinoamericanos buscar alternativas para acelerar el proceso de vacunación, protegerse de las nuevas variantes, mostrarse más transparentes y encontrar alternativas que prioricen tanto la salud como la autonomía.

Portada: Distintas Latitudes

Lucas Caraffa

Lucas Caraffa Taboada tiene 22 años, es estudiante avanzado de la Licenciatura de Ciencia Política en la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Actualmente se especializa en la rama de administración y políticas públicas.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Ver todos los comentarios